Objetivos de la política exterior en Chile desde 1990

Objetivos de la política exterior en Chile desde 1990

Índice:
1. Introducción
2. Objetivos de la política exterior en Chile desde 1990
3. Chile y el MERCOSUR
4. Conclusión
5. Lista de la literatura y de los discursos citados

Introducción
Eric Hobsbawm dió al siglo XX. el nombre de “la época de los extremos” . Lo que parece ser más que acertado en el caso de Chile, por lo menos a partir de la segunda mitad del siglo. Además de los cambios dentro de Chile, el mundo y el sistema internacional están sufriendo cambios fuertes y rápidos.

Uno de los factores más influyentes y poderosos es la globalización . Ésta hace la interacción y colaboración económica entre países inevitable. Los países grandes industrializados llevan a cabo presiones económicas y políticas sobre los países más chicos y menos desarrollados, los que se ven impulsados a adquierir una cierta concertación entre ellos. Así ganan las organizaciones multinacionales, que alivian las relaciones y el comercio entre los países agrupados, más y más importancia. Al lado del NAFTA, que une los Estados Unidos, Canadá y México con el objetivo de reducir los aranceles, es el MERCOSUR la segunda concertación más importante en América.

Con el retorno de la democracia y después de los años de proscripción internacional por la dictadura militar, Chile tenia que buscarse una nueva posición en el sistema internacional y en este mundo cambiante. Este trabajo quiere analizar la política exterior de Chile en relación con su afiliación como país asociado a la organización multinacional del Mercado Común del Cono Sur, MERCOSUR, como ejemplo de su actitud y orientación en el mundo globalizado.

Para que se entienda la actitud chilena en el MERCOSUR es necesario describir los objetivos de la política exterior de Chile y breves epítomes de la historia del MERCOSUR y su desarrollo, tanto el comportamiento chileno en aquellos. Al final queda discutir las posibilidades que tiene Chile en el futuro próximo: ¿Sigue participando más como observador o se asume como actor dinamico en el MERCOSUR?

Dada la extensión limitada del ensayo no es posible el análisis profundo ni de las estructuras del MERCOSUR y su funcionamiento ni las relaciones vecinales, afectadas, transformadas en tanto participan en el Mercado Común. El contexto internacional de la consolidación del MERCOSUR y la integración de Chile no podrán más que ser aludidos marginalmente.

2. Objetivos de la política exterior en Chile desde 1990
“La reinstauración de la democracia, fue ciertamente la llave que nos permitió reincorporarnos a la sociedad internacional y mostrarnos como una nación respetuosa de sus compromisos, consistente con sus valores y principios y, fundamentalmente, comprometida con la democracia, con el respeto y la promoción de los derechos humanos, con la justicia y con la equidad social”.

Con la Transición y el primer gobierno electo democráticamente, bajo el presidente Patricio Aylwin, que asumió su cargo el 8 de marzo de 1990, empieza la época de reinserción internacional. La reinserción en el sistema internacional fue, después de la redemocratización de las estructuras internas, uno de las prioridades de la política exterior. Gracias a la situación económica bastante estable fue posible que, como consideró José Miguel Insulza, ésta “no haya sido una empresa difícil” y en su opinión “cuatro años han sido más que suficiente para cumplirla”. Incorporarse en un sistema exige una posición propia bien fijada y yendo más allá de las meras relaciones económicas. Los objetivos y principios que dirigen la política, crean dicha posición.

El canciller Ignacio Walker Prieto definió recién en un congreso en la Pontificia Universidad Católica los tres objetivos de la política exterior de Chile los objetivos actuales del tercero gobierno de la Concertación:
1. Alcanzar al primer mundo, como fin para el bicentenario en el año 2015.
2. Después de la integración política que ya ha pasado en la transición tiene que seguir la integración en la economía internacional.
3. Contribuir a las misiones de paz y seguridad del mundo.
Doce años antes, los objetivos de la política exterior chilena eran parecidos pero tenían otro tono y eran más amplios. Fueron formulados conveniente a las circunstancias de 1993 (compara los ensayos de José Miguel Insulza). En esos momentos la apertura económica externa era un fin a conseguir, la que ya es una realidad ahora, con los tratos de Libre Comercio. Entre estas dos descripciones de la política chilena, Chile se ha desarrollado bastante y algunos de los pretensiones de José Miguel Insulza han resultado ciertas.
La diferencia profunda se encuentre en el segundo objetivo de Walker y de Insulza. El último hace resaltar “el impulso de la integración y la cooperación regional y subregional en América Latina” juzgando en la región vecina la única posibilidad de realizar una integración de verdad. La buena vecindad era uno de las condiciones previas para Insulza tanto como el enlace entre los países latinoamericanos para fortalecer la democracia y la paz. La vinculación regional no surgió claramente en el discurso sobre los objetivos de Ignacio Walker Prieto. Si bien “el gobierno del Presidente Lagos se comprometió a continuar con una política exterior cuya base fundamental descansa en el fortalecimiento de los vínculos vecinales y regionales [...]” .

Lo que no ha cambiado desde la reestructuración del sistema económico por los Chicago Boys bajo Pinochet, es el punto esencial de la política exterior en favor del neoliberalismo, o sea los gobiernos democráticos han seguido con la misma política económica. Indudablemente el retorno a la democracia ha facilitado las relaciones internacionales bastante.

3. Chile y el MERCOSUR
3.1. Breve Historia del origen y desarrollo del MERCOSUR
El MERCOSUR se ha formado a partir de un acercamiento bilateral entre Brasil y Argentina que empezó con la firmación del Acta para la integración argentino-brasileña en junio 1986. La instalación de la democracia en ambos países, la reestructuración del sistema económico hacia un mercado libre y abierto y las exigencias de la globalización fueron tanto la condición como el incentivo para la integración vecinal. Con el progreso de dicho proceso los iniciadores invitaron posteriormente a Paraguay, Uruguay y Chile a participar. El motivo básico era la comprensión, que la integración ayudaría al desarrollo económico y a la estabilización de la democracia.

Con el Tratado de Asunción, del 26 de marzo de 1991 Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay constituyeron el Mercado Común del Cono Sur. El objetivo final del MERCOSUR era un mercado común con una política económica coordinada entre los miembros a través del desarrollo de “estadios” en el avance hacia la consolidación de un comercio interno liberalizado y un arancel externo común. Dichas estaciones se han logrado ya en gran parte y continúan desarrollándose hacia adelante. Ampliar los mercados nacionales causó ya un estímulo para la economía. Aspectos más allá que la pura economía se han agregado, por ejemplo, con el protocolo de Ushuaia, que fijó la plena vigencia de las instituciones democráticas como condición esencial para la afiliación y asociación.

El MERCOSUR se ha consolidado internacionalmente como el proceso integrativo más exitoso en la región . Después de la Unión Europea y el NAFTA éste se ha desarrollado hasta el tercer bloque económico más grande del mundo, según los cifras del producto interior bruto . Funcionó como un imán para inversiones extranjeras en la región y para acuerdos con otros bloques económicos, cosa que jamás podrían llevar a cabo cada uno de los países por sí solos. La peor crisis del MERCOSUR fue durante 2001 con la quiebra estatal de Argentina. Hoy día esto está considerándose como contrapeso al ALCA deseada por los EE.UU. y con la esperada afiliación como miembro pleno de Venezuela en diciembre de 2006. La organización intergubernamental ha logrado ampliar aún más sus mercados y su fuerza. Mientras el MERCOSUR se constituye de cuatro miembros plenos y seis asociados.

3.2. La actitud de Chile
Chile actúa en su política exterior desde la transición bajo el principio del regionalismo abierto. CEPAL ha ampliado en 1994 este concepto a una nueva estrategia de desarrollo. “Planteamos nuestra política de integración como una política de ‘regionalismo abierto’, porque no queremos una América Latina [...] encerrada dentro en sí misma; no queremos volver al período del crecimiento hacia dentro, y tampoco queremos que nuestra cooperación y nuestra alianza estratégica con América Latina se dé en los marcos de una exclusión [...] de otras regiones del mundo.”

Desde un principio Chile advirtió su verdadero interés y voluntad de asociarse pero no convino con las formulas del tratado de Asunción. Después de “un largo proceso de diálogo, vinculación y negociación” la afiliación entró en vigor en junio de 1996. La asociación al MERCOSUR fue considerada como un “hito en la política exterior chilena” .

El Acuerdo de Complementación Económica (ACE No 35) prevee una zona de libre comercio a través de desgravación arancelaria, entre los signatarios. Según el resumen de dicho acuerdo habrían culminado a principios del año 2004. En cambio Chile presta el aporte de la puerta al pacífico y sus mercados abiertos, es decir sus buenos relaciones con otras naciones fuera de la región, la que obtiene por su economía estable.

Bajo la presidencia de Eduardo Frei Ruiz-Tagle la política exterior de Chile era francamente en favor del MERCOSUR por razones estratégicas. Reconocía los logros que el MERCOSUR había alcanzado en sus primeras años y la importancia de los mercados de la región vecinal para las exportaciones chilenas, sobre todo para los productos manufacturados ; Frei firmo el acuerdo de asociación. Su interés declarado siempre fue alcanzar más que sólo una unión aduanera.

Las esfuerzo del gobierno Frei, intentando de profundizar la asociación económica hacia una de carácter también político, se expresaron en la incorporación de Chile al Foro de Consulta y Concertación Política del MERCOSUR en Julio 1997.

3.3. Dos visiones distintas
Pero enfrentándose dos visiones dispares, el ambiente en el país no era homogéneo. En todos los 90’s, especialistas de la política exterior y economía hablaban expresamente en favor de la integración regional, así Insulza y Raimundo Barros (ex representante de Chile antes la Asociación Latinoamérica de Integración ALADI) . Con una mirada de la política del mediano-largo plazo y a causa del nuevo contexto internacional de la globalización cimentaron sus posición. Considerando el desarrollo, como objetivo de la política chilena, ambos vieron las mejores posibilidades para Chile en el MERCOSUR.

Los oponentes fundamentaron su posición con el mismo argumento, lo que fuera el mejor para el desarrollo. Por su cambio temprano hacia el neoliberalismo, Chile obtenía en Latinoamérica un papel especial de un país distinto, que “le garantizó en el pasado un acceso privilegiado al diálogo con los grandes países industrializados” . El miedo mayor de ellos estaba en perder ésto y además la autonomía tanto política como económica con la afiliación.

No solamente los argumentos eran los mismos, sino también los motivos. Chile es un país pequeño con un mercado nacionalmuy reducido, que no desempeña un estímulo para la economía nacional. Por esto Chile tiene que ampliar su mercado hacia fuera para acelerar el desarrollo y la modernización. Con un encadenamiento internacional puede aumentar su influencia internacional, que también estaba en el interés de ambos grupos. La diferencia entre los partidarios y los oponentes era entonces sólo la manera y la dirección de la amplificación. A lo cual Insulza explica en su ensayo la aversión de los chilenos contra el MERCOSUR también con su idiosincrasia y mentalidad.

Poco después de la redemocratización el enfoque económico chileno estaba orientándose y negociando con los grandes bloques económicos y los países industrializados, sin que hubiera logrado acuerdos concretos. Así el mercado latinoamericano parecía más cerca y fácil de abrir. Además los éxitos del MERCOSUR en la realización de la zona de libre comercio entre los cuadros miembros en 1995 y el consiguiente aumento del comercio dentro de ésta, abonaban en favor de la afiliación. Ya en el año 1995 comenzaron las negociaciones con el CAN, que prometieran una zona de comercio libre más grande abrazando casi todo Sud América. Así podría explicarse la tendencia en favor de la integración regional. En general las teorías científicas aprecian la integración regional como necesaria en la globalización, por lo menos para países pequeños.

3.4. Un Chile expectante
En 1999 Chile acabó sus primeros acuerdos de libre comercio con México, Canadá y algunos países de Centroamérica. Desde entonces Chile sigue negociando exitosamente tratos de libre comercio con bloques como la Unión Europea y países como los EE.UU., según el principio del regionalismo abierto y de la universalidad . Sobre todo en la presidencia de Ricardo Lagos, Chile logró sus acuerdos más importantes en este sentido.

Con estas perspectivas amplias hacia el “norte lejano” Chile cambió su comportamiento en relación al MERCOSUR. La voluntad de modificar la asociación a una afiliación plena explicitó la pretensión de afiliarse en el año 2000. Fracasando en la pregunta de los aranceles externos, los que Chile no pudo aumentar por los acuerdos del libre comercio con los otros países, Chile retiró su postulación.
“Chile fue sincero cuando señaló su interés en ser miembro pleno del MERCOSUR. Pero también fuimos francos en señalar la imposibilidad de elevar nuestros aranceles a los niveles del Arancel Externo del MERCOSUR.”

Poco antes Chile había empezado las negociaciones con los EE.UU., lo que habría sido también una razón para parar el acercamiento al MERCOSUR.

Aunque el programa del gobierno de Ricardo Lagos dice: “concentraremos nuestra atención en el Mercosur e impulsaremos el Libre Comercio de las Américas bajo el principio de regionalismo abierto” entre los logros del gobierno no surge ningún hecho que enseña la profundización de las relaciones con el MERCOSUR.
Ricardo Lagos expresa los mayores puntos de critica chilena del MERCOSUR en su discurso para la inauguración de la XXVIII reunión cumbre del MERCOSUR , donde la primera crítica es a la asimetría del intercambio comercial. Chile exporta al MERCOSUR en un valor de 2 mil millones, e importa 7 mil millones dólares de éste.
Esos actos advierten que Chile está en distancia al bloque económico en su región y participa “más como observador que como actor” .

4. Conclusión
Es cierto que Chile tiene realidades económicas distintas: 60% del producto de Chile son exportaciones e importaciones, entonces la integración al mundo es fundamental para el crecimiento. Países con un enorme mercado interno no tienen la urgencia de abrirse hacia fuera. Absolutamente dependiente de las exportaciones es comprensible que Chile busque la mejor seguridad de su economía que sea posible a través de una gran diversificación de los mercados. La crisis fuerte en Argentina y el MERCOSUR en 2000/2001 era una señal que apoyarse económicamente sólo en la región es un riesgo. Tratos binacionales con países en todo el mundo disminuyen el riesgo y son una prevención para la economía chilena.

Se ve en Chile una cierta actitud de destacar las diferencias entre Chile y el resto de Latinoamérica – tolerando “a regañadientes el barrio en que vive” . La impresión que Chile prefiera tratos con los países desarrollados, es decir, se “despega” de la región en cuanto hay una posibilidad mejor, encuentra afirmación en la supuesta relación entre el comienzo de las negociaciones con los EE.UU. y su repliegue del MERCOSUR. De hecho el presidente Lagos lo ha dicho francamente: “En diciembre de 2000, en Florianópolis, expliqué que habíamos decidido iniciar conversaciones y acelerar las negociaciones con Europa y con Estados Unidos. Y después, en el íntertanto, nos entusiasmamos y seguimos con Corea del Sur.”

Recientemente han rebrotado antiguos conflictos vecinales con Perú, robando solamente fuerzas y dinero en ambos lados. Una integración regional avanzada los podría en claro más fácil y rápido, haciendo probable que estos tipos de problemas no surgieran. Observando el desarrollo de las relaciones interestatales en el mundo, la integración regional parece la mejor manera de enfrentar las exigencias de la globalización.

Chile ha firmado ya su interés en el MERCOSUR , pero después de 2000 el gobierno de Lagos nunca ha expresado otra vez su voluntad de afiliarse plenamante. Parece que Chile quiera conservar su posición de “observador”, esperando el avance del MERCOSUR hasta el momento perfecto para entrar. Una posición bastante fácil: No tienen que negociar y hacer compromisos, pero obtiene la posibilidad de entremeterse dentro a través de su puesto en el Foro de Consulta y Concertación Política del MERCOSUR, mientras desarrolla y profundiza sus relaciones con países en todo el mundo. Considera solamente sus propios ventajas.

5. Lista de la Literatura y de los discursos citados
Literatura usada:
→ José Miguel Insulza: Esanyos sobre política exterior de Chile. Santiago 1998.
→ Paz Milet, Gabriel Gaspar, Francisco Rojas A.: Chile – MERCOSUR: Una Alianza estratégica. Santiago 1997.
→ Alberto von Klaveren: América Latina: Hacia un regionalismo abierto. En: Estudios Internacionales No 117. p. 62-78.
→ Ilaria Carnevali: MERCOSUR – Chile: temas emergentes y posiciones de los actores chilenos. [Nueva Seria FLACSO]. Santiago 1999.
→ Raimundo Barros: MERCOSUR: Opciones de desarrollo. En: Paz Milet, Gabriel Gaspar, Francisco Rojas A.: Chile – MERCOSUR: Una Alianza estratégica. Santiago 1997.
→ Nelson Soza Montiel: La política exterior chilena y el nuevo gobierno. Cambio de Folio. En: El periodista. 28. Octubre 2005. p. 16 y 17.
→ Informe MERCOSUR 2003-2004 del banco Interamericano de desarrollo, publicado en el Web:Infohttp://search.iadb.org/search.asp?ServerKey=Primary&collection=newcoll&language=English&ResultTemplate=default1.hts&ResultStyle=normal&ViewTemplate=docview.hts&Querytext=mercosur+datas

Discurso presidenciales y ministeriales usados:
→ María Soledad Alvear Valenzuela, Ministro de Relaciones Exteriores Los desafíos de la Política Exterior de Chile en un mundo globalizado. Exposición de la ministra María Soledad Alvear, ante la comunidad de la Universidad Alberto Hurtado. 8 de Mayo de 2000. http://www.gobiernodechile.cl/discursos/discurso_ministrosd.asp (visitado en 3. Diciembre 2005)
→ María Soledad Alvear Valenzuela, Ministro de Relaciones Exteriores: Los principales logros en Política Exterior durante el 2000. Intervención de la ministra María Soledad Alvear, ante el Consejo de Política Exterior. 21 de Diciembre de 2000. (www.gobiernodechile.cl/discursos/impresionm.asp?cod=109, visitado 3. Diciembre 2005.)
→ Programa del gobierno Lagos http://www.gobiernodechile.cl/programas/pgm_gob_economia.asp
→ Logros del gobierno Lagos http://www.gobiernodechile.cl/logros/logros.asp?id_logro=21
→ Ricardo Lagos: Inauguración de la XXVIII Reunión Cumbre del MERCOSUR Asunción, Paraguay. Lunes, 20 de Junio 2005. http://www.gobiernodechile.cl/discursos/impresion.asp?cod=486
→ Ricardo Lagos: XXIV Cumbre de MERCOSUR Asunción, Paraguay Miércoles, 18 de Junio de 2003 http://www.gobiernodechile.cl/discursos/impresion.asp?cod=215